miss_jota: ([SPN] Sam-n-Dean_about_to_fuck)
[personal profile] miss_jota
Título: No es lugar para moñas 3/3

Fandom: SPN

Pairing: Sam/Dean, NC17

Spoilers: Generales de la cuarta temporada.

Nota: Hay dos partes anteriores. Aprovechando que actualizo en mi diario y de madrugada quería asombrarme una vez más públicamente de haber encontrado a alguien como [livejournal.com profile] targaryen para escribir. I am the luckiest bitch in the universe. Thank you, babe. You make it so easy.

NO ES LUGAR PARA MOÑAS

[“Moriría por ti. Pero hay ciertas cosas que necesito guardarme”. Sam. Bloody Mary]

***

La discusión más larga que han tenido nunca, en realidad no la han tenido nunca.

¿Qué clase de hermanos somos, Sam? ¿Qué sientes por mí, Dean?

Quince años desde la primera vez y toda la vida juntos pero esa discusión no la han tenido nunca.

Hasta ahora.

***

Durante toda su vida Dean siempre ha tenido “eso” con los niños. La explicación es bastante sencilla: Dean es el único de los dos que ha convivido con un niño y sabe cómo tratarles. Les ha pasado cientos de veces a lo largo de los años. Si necesitan hablar con niños en un caso, Sam puede perseguirles por toda la casa para que hablen con él, sobornarles con piruletas, rogarles con su cara de perrito o comprarles un pony.

Todo inservible.

Llega Dean, dice “hola, campeón” y les tiene en el puto bote.

El caso que investigan no es una excepción y por eso ahora mismo Dean se encuentra enfrascado en lo que parece una conversación muy seria con un crío que no debe de tener más de seis años.

(a los seis años, Sam quería ser jugador de baloncesto profesional y Dean le tomó el pelo durante una semana, diciendo que los jugadores de baloncesto ya eran realmente muy altos cuando eran niños y que si cuando Sam cumpliera los siete no era más alto que Dean, entonces nunca serviría. Sam se lo tomó tan en serio que acabó con un corte de digestión por beber leche a todas horas, y vomitó en el asiento de atrás del Impala. John, por supuesto, obligó a su hijo mayor a limpiar el coche mientras él le limpiaba las lágrimas y los mocos a su hijo pequeño.

Al día siguiente, Dean apareció con una pelota de baloncesto, nueva y brillante, y se la pasó a Sam como quien no quería la cosa. “Algún niño rico se la ha dejado en el baño de la gasolinera”, dijo. Sam nunca olvidaría el olor intenso de aquella pelota, la sensación granulosa en los dedos cuando la botaba con las dos manos, a Dean en los parking de los moteles, enseñándole a hacer fintas y a driblar al contrario.

Acabó olvidándola en una cafetería a las afueras de Denver, pero para entonces, Sam había decidido que quería ser piloto de aviones, y no la echó mucho de menos.)

Están en un pueblo de Montana, algo atrae a la gente al bosque y cuando los encuentran días después sólo quedan la piel y los huesos. El niño es la última persona que ha visto con vida al viejo Frank, la desaparición más reciente.

- El señor Phillips nos trajo manzanas de su huerto –dice-. Siempre nos traía.

- Ajá. Y dime, Matt. –Dean lo apunta todo, atento a los detalles.- ¿Te dijo el señor Phillips si pensaba ir directo a casa, o si le apetecía dar un paseo por el bosque?

Matt se mete un dedo en la oreja mientras se lo piensa.

- No. Dijo que se iba a casa porque le molestaba el maldito lumbago, ¿tú sabes lo que es un lumbago?

Dean se sonríe.

- Es una parte de la espalda, y no deberías decir “maldito”. Bueno, no si alguien te oye, al menos. –Sam tose, mirada de no tiene gracia, Dean. Por una vez funciona.- No, o sea, nunca lo digas.

Matt se les queda mirando, muy serio. Aún se rasca la oreja con el dedo.

- ¿Le ha pasado algo malo al Señor Philips?

Dean pone un tono de voz que sólo pone con la gente a la que ayudan. Sam no puede confesar cuánto le gusta.

- Vamos a intentar que no, y en eso nos has ayudado mucho, Matt.

- Es que tengo un hermano nuevo y es súper pequeño, es así de pequeño –abre los brazos un poco-, y si le ha pasado algo al Señor Philips, le puede pasar a Charlie, porque el señor Philips era súper grande y Charlie súper pequeño.

- No le va a pasar nada a Charlie, Matt, te lo prometemos-. Lo dice Sam, pero el niño, POR SUPUESTO, no puede apartar los ojos de Dean.

- ¿Tú tienes hermanos?

Dean se lo piensa un segundo antes de contestar, pero la voz le sale firme y sincera.

- Sí, tengo uno. Un hermano pequeño, igual que tú.

Al niño se le ponen los ojos como platos, como si eso forjara un vínculo sagrado entre Dean y él.

- ¿Y le quieres? ¿Le quieres mucho? Porque yo al mío le quiero todo esto –abre los brazos, ahora mucho más- y siempre le voy a dejar jugar con mis cosas, hasta con la moto de Spiderman que me regalaron los abuelos.

Cuando acaba se queda mirando a Dean, esperando una respuesta.

Sam se sorprende al comprobar que él también la espera.

Dean finge apuntar cosas de relevancia para el caso. Tiene la cara aproximadamente del mismo color de las hojas donde apunta.

- Eeeeh, bueno… yo. Yo también le dejo jugar con mis cosas. –Y luego, con media risa canalla.- Le dejo jugar con todas mis cosas.

Sam medita si darle una colleja o un puntapié pero Matt chilla “¡guay!” y ese es el final de la conversación.
Por el momento.

***

De vuelta a casa, con un disco viejo de Santana sonando en el coche y un wendigo menos en el mundo, Sam sabe que debería dejarlo pasar.

Lamentablemente, “dejarlo pasar” nunca ha sido uno de los puntos fuertes de Sam Winchester.

- ¿Tanto te costaría decírmelo?

- ¿Huh?

- Lo que te ha preguntado Matt, ¿tanto te costaría?

- Sammy, si no me concretas, no sé de qué me estás…

- Sí lo sabes, y que no me contestes lo hace peor.

Dean hace un ruido desde la garganta, entre risa contenida y gruñido de exasperación.

- ¿Y a qué viene eso ahora? ¿Te has levantado sin esa sensación de frescor, Sam, y necesitas que te suba la autoestima?

- Sólo digo que nunca lo has dicho. Y que podrías decirlo, alguna vez.

- Ya. Y yo digo que nunca te callas, y que podrías callarte, alguna vez.

Y ese es el final de la conversación.

Por el momento.

***

-¿En la cama? No, en serio, Sam, ¿EN LA CAMA!

A Dean no le gusta hablar de sentimientos o lo que sea pero es que tratar de colar la puta conversación cuando le acaba de comer el culo es una bajeza incluso para Sam Compartir y Abrazar Winchester.

-Venga ya, Dean, una vez, qué te cuesta.

Que qué le cuesta, dice. Y va y desnudo en la cama, mientras están entretenidos MUCHAS GRACIAS, con la sábana hecha una puta bola y el cuerpo brillando de sudor, con los labios rotos de tanto besar y esos putos ojos a los que no se les puede negar nada, poniendo su vocecita de doblegar almas, VA Y DICE que qué le cuesta.

-¿Quieres que compartas mi sentimientos, Sam? ¿Qué tal te odio? ¿Qué te parece eso?

En vez de contestar el hijo de puta de su hermano pequeño mueve el pulgar para acariciarle cerca de los testículos y embiste como estaba haciendo mientras se le ha ocurrido preguntar ¿me quieres, Dean? Al subnormal. Hay que joderse con la preguntita de los cojones.

-A lo mejor si me odias tendría que sacar los dedos de tu culo, ¿no?

Hombre, tampoco hay que exagerar.

-Ni se te ocurra.

No, ese tampoco es el fin de la conversación.

***

Y lo peor es que la siguiente vez Dean no puede echarle la culpa a Sam porque es él el que no sabe tener la boca cerrada.

-Tú tampoco me lo has dicho nunca, Einstein.

Ni siquiera sabe de dónde sale la frase. Es como, un segundo está buscando postura en el sofá con un botellín de cerveza en la mano y el mando a distancia en la otra y al segundo siguiente lo está diciendo. Totalmente de la nada. Excepto que cuando lo dice se da cuenta de que se calma, cuando lo dice, esa especie de bola extraña que tiene en el estómago, como de culpabilidad y ansiedad, se calma.

-¿Qué dices?

Sam lleva un rato despatarrado en su sofá. Comiéndose las páginas del libro en silencio, como si todas las respuestas del mundo estuvieran metidas entre las líneas. Piernas abiertas y manos enormes, Dean no tiene ni idea de por qué no está ahora mismo criando cuatro churumbeles con una buena chica que se sepa las capitales del mundo y cómo se hace la declaración de la renta. Ni idea.

-Solo digo, que llevas enfurruñado desde lo del crío y, ¿qué se supone? ¿qué tengo que sentirme culpable porque te emperras en que seamos un matrimonio? Qué coño, tú tampoco me lo has dicho nunca. Así que se acabó, empate técnico. Deja de ir por ahí con la cara de “he chupado un limón y qué poco me ha gustado”.

Normalmente cuando Sam le mira así de quieto es malo. Esta vez no sólo está quieto, es que está literalmente boquiabierto. Malo, eso sólo puede ser horriblemente malo.

-Sí que te lo he dicho.

-Negativo, Pelanas.

-Te lo he tenido que-

No termina la frase. Se queda callado, mirando la tele sin mirar, metido en las profundidades de esa cabeza enorme en la que cada pensamiento es como una peli de Meg Ryan. Sam estuvo a punto de acabar con el mundo una vez pero en el fondo, sigue siendo un niño de seis años que cree en los finales felices. Dean suele decirle que es medio lelo. Lo que no le dice es “eh, Sam, tú mantén tu fe en el mundo, que yo mantendré mi fe en ti”.

Ven una reposición de CSI:Dallas sin que ninguno de los dos haga un solo comentario pero no, no es el fin de la conversación.

***

Sam no se duerme hasta las cuatro de la madrugada. Y no puede pensar en otra cosa excepto por qué. Y cómo. ¿Por qué no le ha dicho nunca a Dean algo que la gente se dice todo el tiempo y a menudo sin que signifique nada en absoluto? ¿Y cómo no se había dado cuenta? La única explicación se le ocurre a esa hora extraña a la que le salen los dientes a la noche y todo lo maligno se revuelve en su tumba. Se le ocurre a las dos de la mañana, cuando Dean ya ronca a pierna suelta, desnudo de cintura para arriba y con un brazo sobre su pecho (estoy aquí dice ese brazo pero sobre todo pregunta, ¿estás aquí?).

No se lo ha dicho nunca porque la mar no dice “estoy mojada” y porque las montañas no dicen “míranos, estamos quietas” . No se lo ha dicho porque lo piensa todo el tiempo, porque Sam no puede separarse a sí mismo de eso que siente por Dean. Cuando Dean tenía un año y dos y tres y hasta cuatro Sam no existía pero Dean existe para él desde que existe el aire y la sensación de estar vivo y tener un corazón latiendo en alguna parte, dentro de su cuerpo. Sam nunca ha no querido a Dean, ni siquiera cuando cogió aquel autobús y estaba tan furioso que hubiera podido morder a su padre hasta que el trozo más grande de John Winchester cupiera en un cenicero. Sabe que Dean no lo ha entendido ni probablemente lo entenderá nunca pero la gota que colmó el vaso y le hizo enviar aquel sobre con su petición de ingreso a Stanford no fue esa agobiante cadena de órdenes con las que le atormentaba su padre y tampoco imaginarse a sí mismo cazando el resto de su vida sin posibilidad de elección, fue Dean y la manera en la que Dean decía “sí, señor” y “si, señor” y siempre dijera lo que dijera John “sí, señor”. No podía compartir la habitación con un Dean que no se tuviera a sí mismo más que como un apéndice de su padre. Sencillamente no podía.

-Sam, si no te estás quieto y te duermes te voy a dar tal paliza que vas a encoger.

-Lo siento. –Realmente lo siente-. Pero es que lo que has dicho sobre…

-Oye, para haber ido a la universidad es raro que no sepas que no se puede dormir y hablar al mismo tiempo, ¿no? ¿No te parece raro?

Sam hace un intento por dormirse, sabiendo exactamente cómo va a continuar la conversación.

***

Dean siempre ha sabido que bajo esa expresión de “no, no me he comido la última galleta, se lo juro” y tras esos hoyuelos de “no, qué va, señora, no rompí su cristal con mi pelota” y esa sonrisa de “no, no, yo no soy el Anticristo, a mí que me registren”, Sam Winchester era un mal bicho. Un mal bicho consentido que o se sale con la suya o se sale con la suya. Lo que no espera es que Sam sea tan mal bicho como para provocarle un infarto a las ocho y cuarto de la mañana cuando Dean todavía no se ha vestido ni se ha tomado su primer café. Está buscando la última camisa que sabe que le quedaba limpia pero no la encuentra. Dice “¿Sam has echado a lavar mi camisa azul?” y el hijoputa no contesta “no”. Para ser exactos contesta:

-Creo que la he visto en el sofá del salón y te quiero.

Dean se atraganta con su propia saliva.

-¿Qué has dicho?

-En el sofá del salón, Dean. Te la quitaste antes de ir a dormir.

Y se queda leyendo el periódico.

Si se quedara en eso, Dean pensaría alucinaciones auditivas y se quedaría tan tranquilo. Pero no se queda en eso. Cuando vuelve de la tienda de repuestos, la cocina huele a esas patatas que hace Sam a veces y ese arroz que tiene como un perfume más intenso. Le encanta ese arroz, sobre todo con patatas y lomo de cerdo. Sam sabe cocinar como tres cosas pero esta es la que mejor le sale.

-Eh, Sammy, ¿has hecho ese arroz… cómo se llama?

Sam le contesta entre el ruido de cubiertos.

-Basmati y te quiero.

Bastardo cabrón malnacido hijode…

-¿Perdona?

-Basmati –levanta la cara de la olla, con su carita indecente de “¿yo? Pero si yo no he sido”-. En hindi significa rey de los perfumes o algo así.

Sorprendentemente (no) le suelta quince minutos de rollo sobre las cualidades nutritivas (sí, en serio) y las propiedades químicas o no sé qué del arroz hindú. La razón principal por la que Dean le besa diez minutos contra el frigorífico es para que se calle porque se puede leer demasiado y se puede leer demasiado.

-¿Te acuerdas del día que te tragaste la wikipedia, Sammy?

-Quien sea que te convenció de que eras el hermano gracioso te engañó vilmente, Dean.

Para chincharle por eso, le deja medio empalmado y con el arroz a punto de pasarse y luego, de postre, apoya los pies en la mesa, lanza un esputo al fregadero y le habla de lo buena que está la chica de la gasolinera. Espera que con eso no se repita esa estupidez que está tramando pero a quién pretende engañar, no hay dos sin tres.

-Dean, ¿si vas a salir traes cervezas luego?

-Hecho.

-Gracias. Te quiero.

Sale dando un portazo y durante los siguientes ocho días es todo “pásame la sal y te quiero”, “ha llamado Bobby y te quiero”, “no puedo creer que sigas suscrito a busty asian beauties.com y te quiero”. Ocho días y a lo mejor Sam se cree que su hermano es tonto pero va listo, Dean sabe exactamente lo que Sam está haciendo. Está haciendo lo de siempre, intentar salirse con la suya a como dé lugar, intentar derribar sus defensas a soplidos, con la fuerza titánica de su tozudez. Eso es lo que está haciendo. Está sacando piedra porque sabe que Dean va a sacar tijera y a rendirse antes que él. Y lo triste del asunto es que tiene razón porque al octavo día Dean oye “apaga la luz, te quiero” y estalla.

-¿Quieres dejar eso ya! Y no finjas que estamos hablando de la luz porque si te haces el tonto con esto te juro, Sam Winchester, que te ahogo.

Sam se ha acostado con una camiseta a saber de qué año. Tiene el dibujo casi lavado pero todavía se lee “todo es más grande en Texas”. ¿De dónde coño sacó esa camiseta?

-No lo digo para me lo digas tú, Dean.

-No lo digas y punto.

-¿Por qué?

Ni siquiera lo pregunta con sorna. Se queda ahí, con el pelito revuelto, el brazo apoyado en la almohada, la cara en la mano, preguntando por qué. No es que parezca bueno. Es que parece virgen, recién hecho, salido del horno, incapaz de hacer llorar a un gatito. Diciendo por qué. Cómo que por qué. Qué clase de pregunta estúpida es por qué.

-Porque no quiero.

-Ya lo sé. Pero es estúpido. Es verdad y quiero que lo sepas.

-¡Pues yo no quiero oírlo!

-Pero, ¿por qué?

Y DALE. Es peor que un crío de tres años.

-¡Porque no quiero!

Apaga la luz con rabia y se hace una bola en SU lado de la cama. Normalmente Sam acaba desplazándose hasta quedarse pegado a su cuerpo. Manías de crío pequeño que nunca se le debieron quitar del todo y por las que Dean no le martiriza demasiado porque puede, puede, que le guste tenerle cerca donde nada puede hacerle daño, respirándole a la nuca y anclándole a este mundo con el calor de su cuerpo. Puede.

Esta noche hay un alambre de silencio entre ellos y Sam se queda en su sitio. Dean nota que tiene ganas de replicar. Nota esa especie de energía espesa, incesante e imparable de su hermano. Una presencia viva entre ellos diciendo “¿te crees que se ha acabado? No se ha acabado hasta que yo diga que se ha acabado”.

Dean quiere que sea el fin de la conversación, pero, joder, a las tres de la mañana sigue despierto.

***

No es que a Sam Winchester le vayan a descubrir ahora que su hermano mayor tiene un cierto problema con eso de conectar con sus emociones. Al fin o al cabo, cuando Sam se fue a Stanford, Dean no dijo una sola palabra más alta que otra, no levantó la voz ni una sola vez. Le llevó a la estación, y le dijo “Llama si quieres y si no quieres, no llames.” Sin quitarse las gafas de sol, sin mirarle a la cara, con menos sentimiento del que decía “creo que la rueda trasera derecha está baja de aire, habrá que parar en la próxima gasolinera”. Sam sabe positivamente que nunca en su vida Dean había estado más enfadado, más asustado. Malherido como un animal en un cepo, afrontando el hecho de que su familia estaba rota, que había elegido un bando, probablemente culpando a Sam de todo. Y aun así, le dijo “¿Tienes cambio para ir hasta el campus, cuando llegues a California?”, como si la cosa no fuera con él.

Ese era Dean. Hermético como un bote de conserva. Plop. Envasado al vacío.

Lo de que Dean no expresaba sus sentimientos ni aunque le amenazaran con quemar sus pelis de Clint Eastwood no era ninguna novedad de las de ir a avisar al USA Today, pero lo de que le molestara que alguien expresara sus sentimientos respecto a él… bueno, eso sí era algo distinto.

A Sam le gustaría conservar esa punzada de dolor que sintió cuando Dean le rechazó anoche tan frontalmente. Le gustaría poder alargarla, hacerse el ofendido más tiempo, hacer que Dean claudique y se acostumbre a oírlo porque ahora que Sam se ha dado cuenta de los años que lleva perdidos, quiere repetirlo a todas horas.

(no sabes cuánto, no sabes cómo, no tienes ni puta idea, te asustarías Dean, te aterrorizaría, Dean, si supieras CUANTO y CÓMO y hasta qué punto)

A Sam le gustaría seguir enfadado más tiempo, pero suele tener un problema cuando está enfadado con Dean y es un problema con una localización muy exacta.

Está entre la nariz de Dean y la barbilla de Dean.

Muy bien, tiene un pequeño, ligero, minúsculo fetiche con la boca de su hermano, aunque ¿en realidad? Sam le echa la culpa de todo a Dios. Piensa “Señor, si creaste esa boca y me pusiste viviendo a su lado, no puedes culparme por querer besarla a cada puto instante”.

Le gusta la boca de Dean cuando está todavía dormido. Hacer como que va a besarle sin llegar a besarle, apostarse consigo mismo cuánta presión puede hacer encima de sus labios sin despertarle, con las yemas de los dedos, con la lengua, con sus propios labios. Dormido Dean tiene pestañas que se le rizan sobre los pómulos, sombra de barba oscura, arruguitas en la frente. Dean dormido no tiene ninguna pose de canalla trasnochado que el tiempo no ha llegado a quitarle, no se le ve en los ojos el paso de 40 años, varios fuegos, muchas muertes, alguna suya propia, demasiadas pérdidas, al menos dos apocalipsis. Dormido Dean no es un cazador que conoce cómo se clavan las garras de una harpía en tu carne, y qué se siente cuando un reaper se te lleva el alma. Podría ser cualquiera, un mecánico de Milwakee, un fiscal de Nueva Jersey, un arquitecto de Oklahoma. Podría animar a los Cubs, tener un velero para navegar por la bahía de San Francisco, una casa en medio de las montañas de Colorado. Dormido, Sam puede decirle “te quiero hijodeputa, te quiero más que a mi propia sangre, te querría como un animal aunque no fueras mi sangre”

Cuando Dean está dormido, Sam puede hacer esto: Pasarle la punta de la lengua por el contorno de los labios, y luego lamer con más fuerza la carne de dentro, como si quisiera despintarlos de rosa; puede alimentarse a mordiscos pequeños de las comisuras de su boca, como si no pudiera decidirse entre el de arriba o el de abajo, y se quedara a meditar justo en medio. Puede dibujar con saliva una línea desde su mentón hasta el labio inferior, trazando la curva, haciendo raspar con los dientes la sombra de barba. La gente que cree que las bocas sólo están para besarse y morderse, claramente nunca han visto la de su hermano, porque la boca de Dean merece heptámetros, merece sacrificios humanos, y Sam simplemente no.se.cansa.

Sam hace de todo con la boca de Dean excepto besarla.

Cuando se cansa de su parque temático particular, cuando Dean tiene los labios rojos y aun.ni.un .solo beso, Sam empieza a abrirle la boca suavemente con la lengua, soy yo, déjame entrar, hasta que nota que Dean hace un ruido en sueños, ni aquí ni allí y Sam se aparta unos centímetros, lo justo para verle moverse, despegar los labios con los ojos cerrados y buscarle la boca a Sam aun dormido.

El primer beso se lo da Dean a Sam.

El segundo se lo da Sam a Dean.

En el tercero, empatan.

A partir del cuarto, Sam le lame el cuello a lengüetazos calientes y Dean gruñe porque todavía no se ha acostumbrado a la claridad del amanecer. Se acarician con manos aun torpes, se respiran encima cuando no aciertan a besarse, se bajan los pantalones sin usar las manos, sólo tirando con los pies, hasta dejarlos en los tobillos, un nudo de ropa y de piernas. Se frotan y se encajan y se desencajan, los dos de costado, más encima del otro que encima del colchón, acariciándose sin ritmo ni propósito, huesos que se clavan, palmas abiertas en la espina dorsal. Se dan besos de fundición, besos magmáticos, Sam baja las manos hasta el culo, ven, Dean le mete las manos en el pelo cuando junta las caderas, voy. Se mueven con el ritmo tectónico con el que se separaron los continentes, se corren sin aviso, sin hacer ruido, metidos en la boca del otro.

Sam se queda adormilado después, los labios aun sobre la piel de Dean y cuando despierta huele el bacon antes de oírlo chisporrotear. Se da una ducha rápida y baja de dos en dos las escaleras hasta la cocina. Dean está haciendo huevos revueltos y Sam se acaba de dar cuenta de que ya han echado un polvo, pero todavía no se han dicho palabra. Pasa en muchos de sus días.

Le abraza por detrás. En esos momentos le gusta ser más grande, tener todo el cuerpo de Dean controlado, todo apoyado contra él.

- Buenos días. –Y gira la cabeza para buscarle la boca.

- Buenos días. –Y Dean la gira también y se están besando, y Dean sabe a café y a galletitas saladas que ha debido de picar mientras preparaba los huevos y el bacon.- ¿Café? Lo acabo de hacer.

Sam piensa “ya lo sé, te lo he probado de la lengua”, pero dice:

- Nah, prefiero zumo y te quiero.

Dean da un sartenazo contra la hornilla tan fuerte que parte de los huevos se salen. Decir que se separa de Sam como si se hubiera quemado es quedarse corto.

- Siempre tienes que hacer lo que te salga de la polla, ¿verdad Sam? -Y suena peligroso.

- Pero…

- Déjame tranquilo un rato.

Y Sam se plantea por primera vez si ese debe ser el final de la conversación.

***

Ni que fuera la primera vez que se pelean. Se han peleado toda la vida, se han peleado desde que aprendieron a hablar, se han peleado a los nueve y los trece, doce y dieciséis, diecisiete y ventiuno (no a los veinte y veinticuatro, pero también lo hubieran hecho), veintitrés y veintisiete, treinta y dos y treinta y seis.

Treinta y siete y cuarenta y uno (recién cumplidos).

Se han peleado por lo de siempre, la ropa que va a salir andando sola, la comida que se pudre en la nevera, tu mierda de música, tu mierda de pelo, joder tira el bote de champú si te lo terminas, joder me has derramado el café en los apuntes, me has llenado el coche de barro, te has equivocado de desvío, te has equivocado de exorcismo, cómo vuelvas a apuntarnos a un taller de cocina te reviento a leches, cómo vuelvas a entrar en un nido de vampiros sin esperarme te mato, te mato cabrón, TE MATO.

Se pelean una media de 3,6 veces al día, y a veces uno no entra al trapo y se arregla, y a veces se arregla con "Gilipollas" "Capullo", y a veces se arregla con un polvo, porque es difícil estar enfadado cuando te has corrido hasta que se te han dado vuelta los ojos dentro de las cuencas.

Pasan el día entero sin hablar, Dean rumiando el enfado y Sam rumiando una disculpa que realmente no quiere dar. Llega a casa deliberadamente tarde, se ha quedado en el bar de Derek tomando una cerveza que le ha sabido agria y caliente, huyendo de la presencia de su hermano. No le sale muy bien, lo de huir. No solo porque todo el mundo le pregunta por Dean, sino porque cada vez que quiere comentar lo pésimo que ha sido ese pase del quarterback de los Dolphins, o lo obvio que es que Margie la de la lavandería está enamorada de Rick el de la tienda de ultramarinos, se gira de forma inconsciente para buscarle y su ausencia le acuchilla en el estómago.

Cuando entra al salón, lo único que ve de Dean son los pies que le sobresalen del sillón. Colt se levanta de un brinco y sale a saludarle, su particular mediador de paz. Sam anuncia que se va a duchar y la única voz que le responde es la del presentador que le pregunta si está seguro que quiere marcar la casilla B. Sam ya sabe que esa noche se acostará solo. Cuando está realmente realmente enfadado, Dean se queda a pasar la noche abajo con la tele puesta, la luz de la lámpara supletoria encendida. El sofá, el coche, nunca la cama de la otra habitación. A veces, Sam se consume en su cama mutilada, se retuerce entre las sábanas y deja que le coman un rato las ganas que le tiene hasta que baja hasta el salón y le besa sin miramientos y acaban los dos durmiendo medio en el sofá, medio en el suelo, montados uno en el cuerpo del otro. Esta noche no. Esta noche Sam sale de la ducha y se hace a la idea de que no puede bajar a buscarle, que sólo lo empeoraría todo.

Por eso la sorpresa es mayor cuando entra en la habitación y ve a Dean metido en la cama, de espaldas a él, la línea de los hombros recta y tensa. No está dormido, pero esa línea de los hombros dice “Pero como si lo estuviera, Sam”. Se mete en la cama en silencio y con cuidado, apaga la luz y lanza una plegaria a quien esté escuchando para que mañana la situación esté mejor.

Realmente debe haber alguien escuchando porque no pasan ni cinco minutos después de que haya apagado la luz cuando la voz de Dean atraviesa el aire.

- ¿Sabes qué me gustaría, Sam? –La voz le suena un poco ronca, como si no la hubiera usado mucho hoy.

- Qué.

- Me gustaría que alguna vez me hicieras caso, sólo porque sí. No porque haya una explicación, o porque sea lo lógico. Me gustaría que alguna vez, si yo te digo “Sam, esto no”, tú no dijeras “¿Y por qué no?” hasta el fin de los días, sino que dijeras “Dean ha dicho que no, pues dejémoslo así”.

Hace años Sam hubiera dicho “no voy a hacer lo que quieras si no tienes razón” o “no eres papá, no voy a obedecerte a ciegas”. Pero a lo mejor la gente se equivoca cuando dicen que con los años pierdes el sentido del oído. Sam piensa que a lo mejor cuando envejeces es cuando oyes mejor porque lo que no habría oído con 17 años, lo oye ahora, con 37. Ha necesitado veinte años, pero lo oye alto y claro, perfectamente nítido. Oye como Dean dice “a mí me basta con que algo sea importante para ti para no hacerlo, ¿por qué no puedes hacer tú lo mismo?”

Sam enrojece en medio de la oscuridad de la habitación, no sabe muy bien por qué.

- Vale. –Dice- Está bien. Vale.

Dean suspira como toda respuesta y la línea de sus hombros pierde un poco de verticalidad, se relaja por los bordes. Sam quiere apoyar la frente justo ahí, pero no sabe si es demasiado pronto para el contacto.

***

Los siguientes días son más fáciles. Caminan un poco entre flores secas, tratando de no romper este armisticio frágil al que han llegado. Sam no vuelve a decirlo. Dean no vuelve a sacar el tema. Se enfrasca en un coche nuevo que le tiene entusiasmado y se olvida un poco del mundo, con la cara llena de grasa y Colt arañando los trocitos de sombra del patio para no achicharrarse al sol y no dejar a Dean solo. Sam sabe que el perro también le quiere a él pero si hablara y le preguntaran de quién es está claro que diría “del alto no, del otro”.

Pasan un día, dos, tres, aprieta el verano y hace calor hasta para follar. O al menos Sam prefiere pensar que no lo están haciendo por el calor y no porque todavía tengan cosas pendientes que solucionar. En todo caso, si tiene que guiarse por su historial con Dean, normalmente dejar pasar el tiempo es ayuda suficiente. No es que no quiera tocarle, quiere tocarle como el aire quiere llegar a los pulmones de alguien que se está ahogando pero Dean quiere su espacio y Sam nunca ha sabido dárselo, ya tiene hora de empezar a aprender.

De todas maneras y por si puede ayudar, el cuarto día se mete desnudo a la cama. No es que sea el Capitán Sutilezas pero a Dean normalmente la sutileza le da bastante igual en la cama. Siempre le han gustado tirando a guarrillas pero cuando Sam sale del baño con el culo al aire no dice demasiado. Sólo un “¿tenemos calor, eh?” y apaga la luz de la mesilla cuando Sam se encoge de hombros. Y contesta que sí.

-Bastante.

Deja la sábana hasta la cintura, disfrutando del aire fresco que entra por la ventana. Hay algo viscoso en la habitación y Sam tarda un rato en darse cuenta de lo que es. Es Dean, que tiene ganas de decirle algo. Sam no sabría decir cómo lo sabe, simplemente lo sabe.

-¿Dean?

-Hm.

-¿Sigues enfadado conmigo?

Silencio largo. Pero cuando dice “no” es la verdad.

-Me alegro. –También es la verdad-. Siento haber insistido. Me suelo emperrar un poco en salirme con la mía.

La cama vibra con la risa de Dean.

-No jodas. No me había dado cuenta.

Sam sonríe a oscuras. Se respira mejor ahora. No del todo bien, aún hay algo ahí, algo que Dean no-

-Me da un vuelco el corazón.

-¿Qué?

Lo dice así, de repente. Sam se pierde un poco. ¿Un vuelco?

-¿El qué, cuándo?

Dean suspira, gruñido-suspiro, claramente preferiría sacarse un dedo que hablar de ello.

-Cuando dices… joder, cuando lo dices, Sam. Me da… me pongo nervioso, me da un vuelco el corazón.

A Sam también. Oyéndole, ahora mismo. A Sam también. Dean tiene la voz hecha un ovillo, diminuta, mientras confiesa cosas que no quiere confesar. Es tan raro verle sentir vergüenza que Sam quiere dejar de respirar, para no hacerle sentir más incómodo. El problema es que tiene unas ganas casi caníbales de que Dean acabe lo que tiene que decir y no sabe lo que hacer. Lo único que se le ocurre es acercarse un poco, girarse para mirarle en penumbra, bajar el tono de voz, susurrar.

-¿Crees que a mí no?

Dean traga saliva, suena como a disparo en el silencio de la habitación. Sam sigue. No está acostumbrado, nunca hacen esto.

-Me da un vuelco el corazón cuando estoy leyendo en el salón, pierdo la noción del tiempo y de repente noto que entras en la cocina, Dean. –Le oye murmurar “no me…” pero sigue porque, maldita sea, a lo mejor nunca va a aprender a dejarlo estar pero si tiene que ser cabezota en algo prefiere serlo en esto que en todas esas estupideces en las que ha sido cabezota antes-. Me da un vuelco el corazón cuando me quedo dormido en el sofá y lo primero que oigo al despertarme de madrugada es tu voz llamándome. Y me da un vuelco al corazón saber que voy a intentar besarte ahora cuando llevo tres días sin hacerlo.

Se acerca con cuidado, como si fuera a besar un tigre de bengala. Pero no hace falta que tenga cuidado porque Dean le corta a medio camino y le besa al galope, empujándole contra la cama, subiéndose contra su cuerpo, la lengua en la boca, comiéndole los labios, poniéndosela dura en cero coma YA. Sam no puede, quiere resistirse pero no puede, tiene que conseguir que Dean entienda esto, la importancia de esto, que esto no es el plan B, su premio de consolación por no haber conseguido Jess y Stanford, esto es lo único que tiene claro en la vida. La casa, el trabajo, la caza, al carajo. Esto es lo que importa. Por esto, por hacerse viejo con Dean estuvo a punto de joderlo como no lo había jodido nunca y no puede decirlo porque lo ha prometido y porque Dean no le suelta la boca pero tiene, tiene que decirlo.

-Dean…

Y entonces Dean le da permiso.

-Dilo.

Arquea las caderas contra él, le dice te quiero, y Dean contrae toda la expresión, como si sufriera al oírlo. Sam le muerde esa vena que le sobresale en el cuello, pregunta, “¿ahora?” (¿te ha dado un vuelco ahora?) y oye su respuesta “ahora”, un gruñido contra su cuerpo mientras le busca entre las piernas y le saca un gemido con la primera caricia. Repite “ahora, cuando haces eso, Sammy, ahora”. Se pelean un poco con tantos brazos y piernas, Dean encuentra el cajón antes pero Sam le quita el lubricante de las manos, diciendo “ahora, cuando me llamas Sammy, me da un vuelco ahora”. Se mete uno, dos dedos él solo, mientras Dean le besa todo el cuerpo, rincones, el ombligo, el final del estómago, la uve de las caderas, el cuello, la boca, incesantemente la boca, la curva de una erección morada, dolorosa, impaciente, que está esperando sus labios, sus manos, algo. Dean la calma, se la mete en la boca, la besa, succiona, aspira, se la traga, a Sam le han hecho otras mamadas pero las de Dean, joder, ahora, cuando haces eso, ahora Dean, le da no uno, sino trescientos vuelcos el corazón. Sam deja de prepararse a sí mismo con los dedos porque si sigue, esto se acaba y quiere que dure.

-Dean, basta.

Dean para.

Le brillan los ojos como cuando está loco por disparar a algo feo y malo. Le dice “sujétate” y Sam se sujeta con las dos manos a la cama, dejándose follar por su hermano porque sólo su hermano sabe cómo y cuánto y exactamente qué le gusta. Embestidas largas, eso es lo que le gusta, que no deje de besarle la boca, que le hable al oído todo el tiempo, diciéndole cuánto le gusta tu culo, Sam, ¿sabes cuánto tiempo podría estar haciendo esto? ¿dándote esto?, diciéndole lo orgulloso que está eso es, aguanta un poco más sin tocarte, por mí, ¿vas a aguantar por mí? Te vas a correr enseguida, te lo juro, un poco más. Sam quiere encontrarle ridículo, siempre ha querido pero Dean pone esa voz que se derrite como miel y no puede resistirse, se derrite vivo. Deja que Dean se corra primero porque Dean se lo pide y no se suelta del cabecero de la cama porque si se suelta cree que se va a caer al vacío. Le gusta mirarle, en esas embestidas finales, más cortas y como cuchilladas. Cuando Dean acaba antes es siempre porque quiere lo mismo: le da besos largos y cansados en la boca, todavía palpitando dentro; luego sale con un sonido obsceno y húmedo; mete los dedos antes de que Sam note el vacío y se agacha para hacerle terminar con la boca, empujándole con fuerza hasta que gime y tragándose su orgasmo con la barbilla llena de saliva.

Sam acaba jadeando en la cama, tratando de que su corazón vaya a un ritmo normal. Dean le besa una vez más. Sabe amargo y a él, tiene los mejores labios del mundo, es un hecho. A Sam le sale “te quiero” sin pensarlo. Dean se le queda mirando un rato largo, como si le viera por primera vez. Luego sonríe, una sonrisa de secretos y tesoros escondidos.

-Otra vez –dice-, me ha pasado otra vez.

Y parece contento. Sam no sabe si ya ha entendido que se lo merece pero si tiene que repetírselo otras mil veces, vale, no tiene nada mejor que hacer el resto de su vida.

***

Dicen que el sexo da sueño y tienen razón. Dean debería estar roncando como un bendito después de la función de circo a tres pistas que han tenido hace un rato, pero tiene los ojos fijos en la ventana, un poco absorto en la forma de ondearse de las cortinas. Pronto, en cuestión de semanas, empezará a hacer frío y tendrán que cerrar los cristales. Sam ronca suave a su lado y le está empezando a caer la baba sobre la almohada. Cuando Dean le mira ve al niño al que daba un beso de buenas noches en su cuna, al crío que coleccionaba postales con las banderas de los estados por los que pasaban, al niñato que cogió un autobús a California, al tío por el que vendió su alma porque no pudo pasar dos horas en este mundo sin él, y al pedazo de cabrón que estuvo a punto de destruir a toda la humanidad porque se creyó demasiado listo.

Los orgasmos te dan sueño, pero aceptar el hecho de que ese tío te quiere a ti, bueno, eso da bastante insomnio. Dean no cree que pueda aceptarlo de un día para otro, y ni siquiera sabe si algún día podrá decirlo él, pero de momento, esto es lo que hay, y si Sam no se baja, él no se baja.

Sam se moja los labios en sueños, y sólo con verle asomar la lengua, el cerebro de Dean piensa inmediatamente en atraparla y volver a comenzar el show. Sabe que Sam debe estar agotado, que él mismo tendría problemas en levantar a las tropas, pero es ver brillar la saliva en los labios de Sam y…

- Joder.

Sam se despierta más por el movimiento en el pecho de Dean que por la voz. Murmura “qué, que pasa, que” y mira a Dean desde debajo de una mata de pelo. Dean sabe que alguna vez tendrá que cortárselo. Igual a los 75 años o así. De momento, se lo retira de los ojos.

- Dime una cosa, Sammy, ¿por qué crees que llevamos 15 años follando como animales, y aun así cada puta vez que te miro quiero hacerte un número inimaginable de cosas cochinas y obscenas?

Sam sonríe sin abrir los ojos del todo.

- ¿Cada puta vez?

- Todas y cada una de esas cabronas.

- Mmmm, supongo, –y ya se está incorporando- que si te sigue pasando eso después de tantos años la única explicación es que eres un puto vicioso enfermizo-. Se lanza a besarle pero Dean le para, le coge la cara con las dos manos y le obliga a mirarle, limpio, desnudo, sin nada más que su cama bajo sus cuerpos y el ruido de los grillos más allá de la ventana.

- Pues larga vida al vicio, Sammy.

Sam le aguanta la mirada solamente un momento, antes de cerrar los ojos y coger aire.

- Larga vida al vicio, Dean.

Se besan hasta que dejan de cantar los grillos y la luz hace sombra de las cortinas en el suelo.

***

Cada vez que van al súper (en la mente de Dean, no se llama así, se llama “salir a buscar víveres”) es la misma historia. Dean no está de acuerdo con la marca de cereales, Sam no está de acuerdo con que Dean quiera comprar sirope de arce para echarle a la ensalada. (“Tú le echas tus porquerías, Sam y yo las mías”. “¿Sirope, Dean?” “¿ALGAS, Sam?”). Hay otra chica joven en la caja, último año de instituto. Le cae el flequillo rubio decolorado en los ojos y lleva las uñas pintadas de naranja. Resopla, aburrida, mientras teclea códigos de barra, y Dean cree que probablemente esté ahorrando el primer sueldo para comprarse un coche que la saque de lo que ella cree una vida aburrida en un pueblo aburrido. Dean querría tomarse un café con ella para contarle que esta vida aburrida es una recompensa para ellos dos. Igual le dice a Sam que lo haga. No tomarse un café con ella (la pobre pensaría que es una cita y a lo mejor se queda muerta en el sitio), pero sí darle esa charla que Sam les da a los chavales sobre cómo sacarse unos estudios es, de hecho, un plan guay en la vida.

En cuanto les ve llegar a la línea de caja, corrección, en cuanto ve a Sam, la chica se aparta el pelo de los ojos y parece que no sabe que hacer con el chicle que está mascando.

- Hola, Señor Winchester. –No dice: “Mis amigas y yo escribimos cosas guarras sobre ti en las paredes de los baños del instituto” pero claramente lo piensa. A Dean ni le mira, las admiradoras de Sam le tienen catalogado como “el pervertido ese que vive con el profesor Winchester” y le ignoran.

- Hola, Emily, ¿cómo va ese álgebra?

- Una mier… uh. Regular.

Sam se ríe con ganas y le habla de que varios estudiantes ya le han comentado que se les atraganta y que estaba pensando en crear un grupo de apoyo y que si estaría interesada y todo el tiempo ella parece contenerse por no decir “amén, te adoramos, Señor” a cada palabra de Sam.

Lo típico.

Lo que no es típico es cuando Dean acaba de pagar y del cambio le deja un billete de cinco a la chica. “Quédatelo”, le dice “para el coche” y ella le mira por primera vez en sus diecisiete años de vida. Pregunta “¿cómo sab…?” pero Dean no la escucha. Le pone una mano en el hombro a Sam y con el pulgar le acaricia suave el contorno del cuello de la camiseta, justo donde empieza a asomarle la piel. Le dice lo que nunca le ha dicho y mucho menos en público en 15 años de vivir juntos y acostarse juntos.

- Te espero en el coche, ¿vale?

Dean oye una especie de ahogo a sus espaldas. A lo mejor a la chica se le ha atragantado el chicle. Espera que no, porque Sam le está mirando con una sonrisa estúpida y sorprendida y Dean quiere besar esa sonrisa hasta quedarse tonto y si la tienen que llevar al hospital, pues como que les va a cortar el punto.

Pero la chica no da más señales de asfixia y Sam sigue sonriendo y dice “nah, me voy contigo”.

Caminan hacia el coche en silencio y hombro con hombro, cada uno con varias bolsas en las manos, y si se rozan los dedos accidentalmente, ninguno de los dos hace nada por remediarlo.

***

[“Es todo lo que tenemos. Es todo lo que yo tengo”. Dean. Salvation]

***

Ocurrió en Alburquerque. En un motel amarillento, con el esmalte de la bañera desgastado, sábanas casi transparentes, olor a toallas húmedas, un recepcionista con cara de haber fumado demasiado: dientes del color de las paredes, cara de perro rabioso, les miro como a desarrapados (lo eran, llevaban tres días sin dormir en una cama decente, habían salvado el mundo pero el tipo no tenía ni idea). Pagaron con dinero robado a unos desgraciados en una sala de billar, se metieron en la habitación como hermanos, desenredaron la cama como algo más. Fue por la discusión, casi seguro. Llevaban meses queriendo arreglar lo que se había jodido primero con el trato de Dean, luego con el infierno, después con la intervención del cielo, Ruby, los poderes de Sam, Lucifer y todo el rollo. Dean quería estar bien con Sam. Sam quería estar bien con Dean pero la mitad del tiempo sólo tenían ganas de partirse la boca y ver caer la sangre. Querían volver a ser lo que eran y no podían. La respuesta al enigma fue que no debían. Era el momento de ser otra cosa.

Los dos dijeron cosas de las que se arrepintieron. Sam acabó empujando a Dean contra la pared, como había hecho mil veces. Fue la gota que colmó el vaso cuando Dean dijo “preferirías que estuviera muerto, ¿no es eso?” Sam no sabía si cometer fratricidio o echarse a llorar. “Eres un hijo de puta, Dean, todo lo que he hecho mal lo he hecho por ti”. Se miraron resoplando como animales prehistóricos. Cuando se besaron fue porque los dos reventaron por el mismo lado, como una presa que no puede contener la inundación. Quisieron decirse todo lo que no sabían decirse y lo hicieron a su manera, trompicones, empujones, mordiscos. Masturbarse era un lenguaje de hermanos, si no estamos juntos en esto, si no estamos juntos en algo, no tengo nada. Correrse era lo único que tenía sentido, tienes que entender que no hay otra cosa, no hay nada ni nadie que me importe más, el mundo, el infierno, los planes de dios, nada importa más que tú. Se agotaron como si el sexo fuera a matarles allí mismo y se quedaron dormidos de puro agotamiento.

A la mañana siguiente, la luz entraba por las rendijas como metralla y cuando Sam estiró el brazo sin saber dónde estaba y por qué tenía algo reseco en el estómago, se encontró un cuerpo desnudo. Sólido, músculo, Dean. Se le desbocó el corazón en el pecho de tal manera al acordarse de lo que había pasado que tuvo miedo de que le fueran a romper las costillas por dentro. Dean despertó en ese mismo momento, como si le hubiera oído teniendo un infarto. Abrió los ojos de golpe, totalmente despierto, completamente desnudo. Los labios casi hinchados de tantos besos, los ojos de un verde irreal. Sam se llenó de sangre de cintura para abajo a pesar de que hubiera jurado que la noche anterior se le había quedado la polla sin sensibilidad. Lo que había en la habitación no era exactamente un enorme elefante. Más bien una manada entera. Una pregunta casi atosigante.

Y ahora qué.

La respuesta fue nada.

La respuesta fue Dean, levantándose de la cama, rascándose el culo (tenía un moretón hecho por Sam en esas nalgas musculosas) y anunciando que se meaba.

-Me meo –dijo-. Tráeme café y bollos.

La respuesta fue Sam sintiéndose inmediatamente irritado, como casi todas las mañanas.

-No. No soy tu chacha.

-¿Tráeme café y bollos, por favor?

-No puedo moverme, no me siento las piernas.

Se oía a Dean meando contra el inodoro. Sam le gritó que cerrara la puerta, Dean contestó eructando con ganas.

-Qué flojilla eres, Samantha. Polvo y medio y ya estás lloriqueando.

Esa fue la respuesta. Sam tumbado en la cama, pensando qué coño acabamos de hacer, por qué coño no me importa, qué va a ser de nosotros, ¿qué pasa con los hermanos que follan?. Dean diciendo “dónde están mis pantalones” y poniéndose una camiseta sucia para salir a por el desayuno, “pero sólo porque me das pena, la próxima te toca”. Sam no sabía si habría una próxima. En realidad Dean tampoco lo sabía pero se miraron cuando Dean estaba a punto de salir por la puerta. Los dos tenían el mismo miedo, restos de saliva en la cara, el pelo despeinado, una bola de incertidumbre comiéndoles el estómago y unas ganas casi insoportables de estar juntos el resto de su vida.

-¿De qué te traigo tu bollo?

-De lo que tú quieras.

Fue en Alburquerque. En un hotel amarillento, con un recepcionista enfadado.

Nunca pusieron reglas. Nunca hablaron de ello.

Fue como el sol que nunca dice “mírame, llevo aquí todo este tiempo, brillando y pienso seguir mucho más tiempo, haciendo exactamente lo mismo”.

15 años. Dean tiene 41. A veces le duele la rodilla para empujar y le duele la rodilla para ponerse sobre ella y le duele la rodilla para flexionarla mucho. A Sam se le ocurrió que esas veces podían hacerlo de costado.

Encajados el uno en el otro.

(fin)
Page 1 of 2 << [1] [2] >>

Date: 2009-04-12 01:33 am (UTC)
From: [identity profile] helenadax.livejournal.com
"No se lo ha dicho nunca porque la mar no dice “estoy mojada” y porque las montañas no dicen “míranos, estamos quietas”

Creo que esta es mi frase favorita de todo el fic. Es como que no se puede querer más, no sé. Me encanta.

Me ha dado penita ese momento en el que Dean le dice que por una vez le gustaría que Sam aceptara algo simplemente porque se lo pide él; creo que la lealtad -o el amor- de Dean en ese sentido es más incondicional, más absoluta. Sam tiene como que discutir más las cosas, no le basta el "porque sí".

Me voy a dormir caliente como una mona y con una sonrisa en los labios ^^

Fantástico, como siempre!

Date: 2009-04-12 11:39 am (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Hee. esa primera frase me gusta mucho a mí también:) Y esa otra parte de Dean pidiéndole a Sam que por una vez deje de intentar verbalizarlo todo es de targaryen y para mí es BRUTAL. Habla mucho de ellos. Yo no creo que Dean quiera más a Sam, aunque se quieren de maneras distintas. Sam, simplemente, tuvo la suerte de ser criado por alguien que le enseñó el valor de su propia opinión, por lo que Sam discute mucho mientras que Dean, que se crío solo no sabe que tiene derecho a discutir, creo yo.

Muchas gracias por el comentario!!!

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-12 05:36 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 02:51 am (UTC)
From: [identity profile] komadreja.livejournal.com
Ustedes dos. Ustedes dos son unas kavronas. Y las quiero. ♥♥♥♥

¡¡Dean se hace viejo y lleva gafas y tiene canas y te quiero y le duele la rodilla y le compra un pez a Sammy y le pisa la cola a un perro y lo llama Colt aunque él prefería Rambo y las amas de casa le traen pasteles y te quiero!!

AWWWW Samuel, soberbio hijodetumadre, niño malcriado. Ese gigante que siempre será el hermano pequeño. Te quiero. Sammy que ve porno de lesbianas cuando le preocupa el mal del mundo. Sammy que compra comida sana y equilibrada y es un guarro en la cama y te quiero y tenía un pez llamado Submarino y besa como una vaca cuando se emborracha y te quiero.

Y “si no te corres no te suelto” “si me sueltas no me corro”

Y te quiero.

Y BOBBY QUE ES TAN GRANDIOSO DIOS MIO QUÉ GRANDE!!!!¡¡¡!!!!

Y TE QUIERO.

♥♥♥♥♥♥♥♥

Date: 2009-04-12 11:41 am (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
AWWWW Samuel, soberbio hijodetumadre, niño malcriado. Ese gigante que siempre será el hermano pequeño.

Exacto!!! Ese es mi Sammy, in a nutshell:)

SIGNIFICA MUCHO QUE TE GUSTE Y TE QUEREMOS MUCHO, KAVRONA. I WANT MOAR YOU TAIM SOON!!!!!!

(also TOS/padacienta/TOS:))

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-12 06:06 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 03:20 am (UTC)
From: [identity profile] phantasiasuiris.livejournal.com
No tengo palabras. Ufff, de verdad es bello. Me encantan estas cosas; tan real como la vida. Lo fantástico volviéndose rutinario y alcanzable.

No sé qué decirles, chicas. Me mueven el piso.

¡Besos!

Date: 2009-04-12 11:41 am (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Hee. Lo de mover el piso nunca lo había oído. Muchas gracias:)

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-13 08:32 am (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 04:44 am (UTC)
From: [identity profile] michan-kitamura.livejournal.com
Primero que todo, no puedo hacer un comentario coherente, me lo lei a pedazos pq cada vez que había una frase, una acción, un sentimiento que literalmente a mi tambien me volcara el corazón, tenía la necesidad de compartirlo con alguien, con quien fuera. Porque lo que ustedes escriben juntas es arte y todo el mundo debería leerlo y conocerlo y amarlo. No lo hacen por bueno no todos lo aceptan pero ellos se lo pierden. Ellos se pierden el amor asi de GRANDE e INTENSO, pobres.
Yo no estoy dispuesta a perderlo, se que tu tampoco, y Dean y Sam tampoco.

Gracias por mostrarme a Sam y Dean justo como yo los veo, AMANDOSE TANTO.

Precioso fic, chicas. Cuidense.

Date: 2009-04-12 11:43 am (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Bueno, afortunadamente la mayoría de hermanos no se quieren como para cometer incesto pero te agradecemos el sentimiento del comentario!!!!!

SE QUIEREN TANTO ODM

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-15 05:40 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 08:29 am (UTC)
From: [identity profile] uibe.livejournal.com
sepanse que son las cuatro dela mañana aquì. He tenido que morder algo para no hacer ruido y despertar a toda mi casa. (es semanasanta, joder, no deberian escribir porno en semana santa. mas que nada porque hay gente en mi casa, mas de lo normal)
y Sammy es tonto. Dean dice tequiero con el pez y con todo lo demas, pero es un soldado y eso...

Date: 2009-04-12 11:43 am (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
La verdad es que publicarlo en semana santa... pero la biblia dice "quereros como hermanos", no?

Pues eso:)

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-15 05:41 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 09:35 am (UTC)
From: [identity profile] samej-eh.livejournal.com
Me ha encantado, me ha gustado muchísimo la relación establecida, que lleven quince años y que todo sea igual y que hablen sobre el incesto de esa manera. Que Dean siga siendo Dean con sus comentarios sarcásticos, que Sam siga con su cabezonería, que Dean no diga nada.

Me ha gustado el pron, santo dios, me ha encantado. Hay una mamada en concreto que creo que va a dar vueltas en mi cabeza por días. Me ha gustado Bobby (es increíble lo que he podido llegar a querer a ese personaje)

La parte del vuelco en el corazón casi me hace llorar, no sé si porque eran las 4 de la mañana o porque es lo que más me rompe del Sam/Dean, el "me ahogo sin ti" de esa relación.

♥ todo. LIKE ♥ x INFINITO.

ETA: Ah, teneis un "hindi" donde debería ser hindú xD y poe esto: se derrite vivo -> toda la última parte se escribe en cursivas XDDD

Date: 2009-04-12 11:46 am (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Awww, muchas, muchas gracias. Nos alegramos de que te guste, nos ha hecho mucha compañía este universo, durante un montón de tiempo, es raro que ahora ya podáis leerlo. Y gracias MIL por avisarme de lo del coding raro, se me había escapado una cursiva por ahí. Lo del hindi lo he mirado porque pensé que efectivamente me había equivocado (so me) pero no, el hindi es el idioma nacional de la India. "Basmati" por tanto, es una palabra hindi, no hindú. ¡Eso dice wikipedia!:)

Mi icono en homenaje al p0rn.

(no subject)

From: [identity profile] samej-eh.livejournal.com - Date: 2009-04-21 02:54 pm (UTC) - Expand

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-15 05:46 pm (UTC) - Expand

MADURITOS WINCEST FTW!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Date: 2009-04-12 11:52 am (UTC)
From: [identity profile] marianland.livejournal.com
OMG SO AWESOOOOOOOOOOME!!!!!! Ostras menos mal que no me lo llevé al retiro espiritual o el relax habría sido DE RISA!!!! SO DAMN HOT AND SWEET AND AMAZING!!!!!!!!

Cómo he entendido a Sammy con su arrebato al ver a Dean con sus gafitas... es mi kink particular!!!! Y todo el día dalequetepego!!!! y haciendo cosas taaaaaaaaan de pareja!!!! AWWWWW!!!! Y que Dean se sienta a salvo de una vida costumbrista porque se tira a su hermano hizo que noche mis vecinos escucharan carcajadas a las tres de la mañana!!!! *pets Dean* Discuten por la colada!!! Y por quién hace la comida!!!! y Sam no soporta la costra en los platos!!!! (yo es que me los como)

Y el perrito!!! (bwajajaja los posibles nombres y "¿quería un perrito?" ((((BOBBY)))) Y el pez!!! (miniSam y miniDean de regalo!!) y Bobby de INVITADO en su hogar!!!! Y compartir una cama kilométrica Y TODO EL DÍA DALEQUETEPEGO!!!!!

TANTAS cosas que me han gustado!!!! Me declaro fan de las pobres desperate housewives!!!! Es que, ¿te imaginas vivir al lado de estos dos? POH DIOH QUÉ TRASTONNO!!!!!!

Y Siguen siendo TAN ellos que es increíble que hayan pasado quince años de monogamia incestuosa!!!! BIEEEEEEEEEN!!!!!!

Y os quiero.

Me hacéis dar un vuelco al corazón. Siempre.

(MAY. RAIT NAU PLIZ!!!)

Re: MADURITOS WINCEST FTW!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Date: 2009-04-12 12:05 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
15 años de monogamia incestuosa = UNA RELACIÓN SANA Y NORMAL.

Ejem:)

Nos hace una ilusión BÁRBARA que te guste, pooh, BÁRBARA. Es lo que dijo M el otro día, que para nosotras es todo kinks personales y era como "dios mío, esto es saltar el tiburón" pero nos daba un poco igual. Naturalmente, yo fan de las vecinitas salidas y de las alumnas enamoradas porque VAMOS A VER, va en contra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos tener que ver a tíos así todos los días y que pasen de ti. UNA TORTURA.

Me has dado un vuelco al corazón, TONTA.

ILU!!!

Date: 2009-04-12 01:26 pm (UTC)
From: [identity profile] therealw.livejournal.com
En realidad yo venía a deciros una vez más lo muchísimo que me ha encantado y demás cosas cursis mías, pero he acabado releyéndolo entero, y creo que eso habla por sí mismo.

YOU BOTH WIN AT LIFE. THE END.

Date: 2009-04-13 08:46 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
WE ARE SO GLAD YOU LIKE IT. LIKE... OMG WE ARE SO GLAD.

*words fail her*

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-18 03:25 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 02:13 pm (UTC)
From: [identity profile] http://users.livejournal.com/_nereis_/
Anoche me quede hasta las tantas leyéndolo porque a ver, como para no. Es increíble como después de haber escrito tanto ya sobre ellos sigáis tendiendo en la recámara ideas tan alucinantes como todas las que salen aquí. Me deja impresionada, de verdad, tantas ideas y aún todas tan buenas.

Sobre todo lo que me gusta más siempre es que decís las cosas sin tener que decirlas precisamente, jugando con acciones, con esa sutileza que lo convierte todo en sexy, en secreto, en ellos y nada más que ellos.

Tenemos muchísima suerte de tener escritoras con tanto talento en el fandom en español, muchas gracias!! :)

Date: 2009-04-13 08:48 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Hee.

comenté con [livejournal.com profile] targaryen tu comentario porque me hizo gracia lo de cómo seguíamos teniendo tantas ideas y ella solo me dijo "¡es culpa de ellos!" Realmente lo es, en serio:)

Muchas gracias por tu comentario, me halaga que digas eso de la diferencia entre el diálogo y la acción que para mí es una de las claves de estos personajes.

¡Besos!

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-18 03:53 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 03:39 pm (UTC)
From: [identity profile] sirem.livejournal.com
Iba a haber escrito un macro comentario, comentando los muchísimos detalles que me han encantado((perro))((Bobby))((pececito))((cajera de supermercado))((Y todas esas frases geniales que hay por ahí repartidas)).

Pero últimamente mi LJ está tonto y me lo ha borrado cuando ya lo iba a mandar, así que solo decir que me ha encantado mucho, que escribís genial juntas (y por separado, pero juntas hacéis que no pueda parar de reír, de emocionarme y de vivirlo) y que ¡quiero más wincesto como éste!

¡Ah! Se me olvidaba una cosa que sí quiero decir: pensé que el fic era una reacción al último capi (ese en el que se nos menciona y nos llaman pervertidas, lo que todas sabemos que somos... LOL), y me ha sorprendido más por eso... Pero me ha encantado. A partir de ahora, éste es mi canon para los Winchester mayores...

¡Un beso a las dos!

Date: 2009-04-13 08:49 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Pues a pesar de que el lj se haya comido tu macro-comentario te agradecemos muchísimo este, que me encanta y me deja muy feliz. (((abrazo)))

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:08 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 04:11 pm (UTC)
From: [identity profile] nair-04.livejournal.com
guau! *suelta el aire*

es bastante alucinante tirando a impresionante! y eso que ni siquiera suelo leer winchesto!

Hay tantos detalles que me gustan... Pero me ha encantando que Sam nunca le hubiese dicho te quiero! Que genial forma de darse cuenta que a veces no valoramos lo que tenemos o no les decimos a los demás cuanto valoramos tenerlos cerca!!

Genial!!

Date: 2009-04-13 08:50 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Realmente no creo que ninguno eche de menos que el otro le diga "te quiero" porque se lo dicen constantemente, de maneras casi kamikazes (como ir al infierno). Pero nos encantó jugar con la idea de que a Sam se le ocurriera de pronto y tuviera ganas de decirlo. Pensar en la reacción de Dean me hace muchísima gracia.

Realmente es un poco idiota que no se lo hayan dicho nunca pero nuestros chicos son un poco idiotas, es parte de su encanto.

Eskerrik asko, guapa!

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:12 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 04:30 pm (UTC)
From: [identity profile] spooky2-alex.livejournal.com
Como siempre es un lujazo leeros. Además, hacía taaaaaanto tiempo, que hoy (hace tres horas, ya) cuando he descubierto que habiais vuelto con una nueva historia, casi se me despega el corazón del pecho y me explota el cerebro. Y bueno, qué decir de la historia... GENIAL. He disfrutado como una niña en una tienda de chuches con esta visión de Sam y Dean viviendo juntos, de Bobby riñendo a Dean por tener su (la de los dos) habitación hecha una pocilga, por los clubs de fans de Sam y Dean, por Colt (me ha encantado!!!!) y la historia del pescado... Oh, por Dios, taaaaaaaan grande!!!! Y Sammy el niño consentido que quiere decir te quiero porque se da cuenta que nunca se lo ha dicho antes, y el sexo, qué decir del sexo. Todo, absolutamente todo es magistral. Y ese fetiche obsesivo de Sam con la boca de Dean? Oh, sí, sé cómo se siente Sammy pq este tío tienes unos labios para matar por ellos. Por lo que esta frase me ha parecido simplemente genial:

Muy bien, tiene un pequeño, ligero, minúsculo fetiche con la boca de su hermano, aunque ¿en realidad? Sam le echa la culpa de todo a Dios. Piensa “Señor, si creaste esa boca y me pusiste viviendo a su lado, no puedes culparme por querer besarla a cada puto instante”.

Y podría seguir y seguir, pero no quiero aburriros. Gracias de nuevo por esta maravilla, pq lo vuestro no es humano. No tengo ni la menor idea de cómo lo haceis para meteros tanto y tan bien en la mente de estos personajes, porque ya no sé si es que le pasais los guiones a Eric o es que ya veo los personajes a través de vuestros escritos. Perdí la cuenta entre vuestro primer fic y el último. Gracias de nuevo, y sólo deseo que el próximo llegue un poquitín más pronto, porque se os echa de menos como el aire. Mil gracias de nuevo.

Date: 2009-04-13 08:53 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Jaja, la frase es de [livejournal.com profile] targaryen pero creo que las dos y todas nosotras suscribimos el fetiche de Sam. *señala icono* Con labios así es que Dean es pecado no besarte, EN SERIO.

¡¡Muchas gracias por el comentario!! Como una niña en una tienda de chuches suena francamente bien:)

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:15 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 06:07 pm (UTC)
ext_92705: La libertad en el sonido (Default)
From: [identity profile] raintofall.livejournal.com
Jo vosotras, en serio (((Irati))) (((Targaryen)))

Os leí anoche, cuando lo publicasteis, pero no es dejé comentario porque tenía que pensarlo muy bien y tenía que saborear el fic. Y creedme que lo he hecho.
En serio, no sé como lo haceis, pero os poneis las dos y os salen cosas tan maravillosas y tan jodidamente creibles como estas y se me pone la sonrisa tonta del culo que me sale cuando os leo, en la cara.
Hay tantas cosas que os citaría...tantas que me hizo ayer saltar en la silla sin despertar a la gente, tapandome la boca porque no contenía la carcajada...en serio, MUCHAS GRACIAS POR ESTO

*se lo lleva a memorias*
*les mete mano a las dos*

Date: 2009-04-13 08:54 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
No sé cómo lo hacemos. Escribir con [livejournal.com profile] targaryen es tan increíblemente fácil y tan gratificante que no sé explicarlo. Pero créeme es muy, muy fácil.

*se deja meter mano*

*de paso os mete mano a las dos*

*sam y dean miran y se apuntan*

(no subject)

From: [identity profile] raintofall.livejournal.com - Date: 2009-04-13 09:05 pm (UTC) - Expand

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:17 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 06:32 pm (UTC)
From: [identity profile] darwi-odrade.livejournal.com
:babeando:.......... queridas irati y targaryen, seguid escribiendo cosas asi y no llegaremos vivas a verano, saludos cordiales:

un pocito derretido en estos momentos.


pd- los guionistas de sp tambien os leen como ya se ha visto y se agradece que sigais escribiendo para que cojan ideas y ya vuestros fics sean tan canon como la propia serie. ¿galleta???

Date: 2009-04-13 08:57 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Los guionistas de SPN a nosotras no creo que se LEEN está claro:)

¡Gracias por comentar!

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:19 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 06:49 pm (UTC)
From: [identity profile] xxzauberinxx.livejournal.com
I made it! Aunque de aquellas maneras. (malamente, mu malamente)
So, os dejo un comentario sin sustancia (vamos, soso) y el tiempo que hubiera dedicado a haceros uno de los míos lo dedicaré a leerlo otra vez.

Eso sí, antes de irme os diré pese a ser wincesto sí, wincesto no siempre os lo compro. Y es que son Dean Winchester y Sam Winchester siendo ellos, hermanos que se quieren. (y que se follan, también, eso también. COCHINAS!)

Y que me encanta cómo contáis cosas sin que parezca que estéis contando nada. Es como estar escuchando una canción, que te cuenta la historia sin que te des cuenta porque te estás fijando en la batería. Y cuando acaba la canción tienes que escucharla otra vez, porque igual, igual se te ha pasado alguna nota, algún acento. (y yo me he perdido en mi propia metáfora, pero es que yo no tengo vuestra capacidad, i cannot focus!)

Os jarteo una jartá!

Pst: Veo un fallo en vuestro fic. Y es que si las niñatas ven viejo a Dean con 41 años no se merece que Sam les hable. Ni menores ni nada. BUUUUH! Cegatas, eso es lo que son. Canoso!Dean!!! OMG!
P2: COOOOOOLT!!! ♥ (dean y las cosas negras brillantes xDDD)
P3: Nunca digo que me gustan los fics, se me olvida entre tanta tontería que suelto.
P4: Eso, que me ha gustado ;p

Date: 2009-04-13 08:59 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Poooooooooooh, you´re here!!!!!!!!!!!!

Oh, es nuestra ilusión en la vida convencerte cada vez para el wincesto sí team:) Eso de la música que dices es super bonito, me encanta la idea de que la historia pase como con facilidad y solo te des cuenta al final.

Te queremos, colifloooor!!!!

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:25 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 07:08 pm (UTC)
From: [identity profile] milindris.livejournal.com
Antes que nada tengo que decir que me caso con esta parte "La única explicación se le ocurre a esa hora extraña a la que le salen los dientes a la noche y todo lo maligno se revuelve en su tumba. Se le ocurre a las dos de la mañana, cuando Dean ya ronca a pierna suelta, desnudo de cintura para arriba y con un brazo sobre su pecho (estoy aquí dice ese brazo pero sobre todo pregunta, ¿estás aquí?). " Me encanta cómo está escrito :)

♥♥♥♥♥♥

En realidad no me salen las palabras. Solo diré que quiero un perro que se llame colt y el pez flor de loto (xDDD). Que me encanta. Me encanta todo. la intensidad con la que se quieren, y se enfadan, y cuando dicen todo sin decir nada. Y que me encanta cómo escribís, jodias! Y que ojala que esta unión de escritoras dure muuuuucho tiempo y nos dé alegrias como esta de vez en cuando!!

Gracias! ♥

Date: 2009-04-13 09:00 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Muchas gracias

*te devuelve los corazones*

(Sammy quiere hacer notar que el pez no se llamaba Flor de Loto pero Dean se muere de risa)

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:27 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 07:31 pm (UTC)
From: [identity profile] lala-landia.livejournal.com
Es que siguen dejandome sin palabras, con la boca seca y con la piel hormigenando.

Siento como si pudiera tocarlos y son tan reales que duele, como si ellos fueran buff... como explicarlo, SamandDean DeanandSam, son un universo una verdad intangible.

Les he dicho, Gracias?
Te las repetire siempre por que son un buen equipo, IratiyTargaryen TargaryenyIrati.

GRACIAS por el Amor Epico.

Date: 2009-04-13 09:01 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Somos un equipo bien avenido pero si un día nos divorciamos será difícil separar los comentarios!:)

Muchas gracias a ti por comentar.

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:30 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 08:52 pm (UTC)
From: [identity profile] blowjob22.livejournal.com
Braavo :D!!

Lo termine, y no tengo mucho que comentar, por que me dejaron demasiado contenta, frase favorita? pues, quizas todas y momento preferido, pues todo, desde los melodramaticos y obvio inclutendo los de sexo cochino e incestuoso hasta los de cariño amoroso.

Mujeres, deberiamos agradecerle al Dios lo que sea, que esten juntas, se conoscan y escriban, insisto, son lo mejor - despues de Dean, claro :D!

Saludos, las leo, con muchas ganas y ojala actualizaran seguido, siempre a cada rato.

Que les valla bonito ah! y gracias, muchas gracias por compartir su talento con las destalentadas :3!! adictas al enfermo wincest xD

Date: 2009-04-13 09:11 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Pues si hay que darle gracias a dios por dejarme escribir con [livejournal.com profile] targaryen se las doy. ¡Gracias, jesucristo!

;-)

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:32 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 09:01 pm (UTC)
From: [identity profile] lalix-4ever.livejournal.com
Es que ustedes son super genialosas.
Heme aquí deprimida porque esta semana no hubo SPN y ustedes van y nos traen pornO incestuoso del mejor.
Ese en el que siguen cazando aunque tengan una casa, en el que se vive con el pasado pero también viendo el futuro, donde tienen un perro con nombre cool y un pez tirando a Hippie. Donde nosotras nos representamos con cada tia salida enamorada de algun Winchester.

Enserio extrañaba sus historias de amor épico que duran por los siglos de los siglos amén.

Su lindisimo fic me ha dado un vuelco al corazon tambien (L).
Besos!

Date: 2009-04-13 09:10 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Muchas gracias, encantadas de que hayas sobrevivido a la ausencia del episodio con un poco menos de pena gracias al fic!

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:37 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 09:55 pm (UTC)
From: [identity profile] nigmare.livejournal.com
Vaya, avisen al vaticano que hoy se ha descubierto un nuevo santo. San Dean. Es que esa sí que es paciencia. Yo hubiera matado a Sam al primer “blabla y te quiero”. Al segundo hubiese quemado sus huesos para hacer desaparecer su fantasma toca cojones. Es que hay que ser muy jodido…

Hey, ¿no hacen fics a pedido? El último capítulo en emisión amerita a Jensen y a Jared hablando del slash y practicando sus implicaciones. Ya que nos sacaron del armario a todas, a patadas, un poquito de venganza no estaría mal. Que prueben de lo mismo.

Yo digo no más. Quizás es porque necesito que se haga justicia para dormir en paz.

Date: 2009-04-13 09:09 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Matar a Sammy???!!! No, pero si a Dean le encanta oírlo, solo que no soportaba la sensación de caída al vacío que le provocaba. Silly Dean:)

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:39 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-12 11:18 pm (UTC)
From: [identity profile] bebemar77.livejournal.com
Guauuuu, hacía tiempo que no leía un Sam/Dean en condiciones, que me contase como acaba la serie en mi mente o mejor, como seguiría la serie en mi mente sin tontás de proposiciones de matrimonio o adopción de niñas chinas, solo ellos y Bobby de vez en cuando xDD.

Date: 2009-04-13 09:09 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Hombre, no les hemos dado una niña china pero les hemos dado un perrito!!:) TEníamos miedo de que fuera igual de ridículo y moña:)

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:41 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-13 12:40 am (UTC)
From: [identity profile] ligiaelena.livejournal.com
En serio, sois tan buenas que ofendéis. Amo vuestros fics compartidos y ni siquiera he visto la serie más allá de un episodio y algún otro trozo suelto. Me enamoro irremediablemente de vuestros Sam/Dean o Jared/Jensen. Leeros es una experiencia intensa, llena de emoción, y eléctrica.

¿Genial? Bah, cualquier adjetivo queda deslucido.

MUCHAS.GRACIAS

Date: 2009-04-13 09:08 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
jo, eléctrica. ES mucho decir.

*no tiene palabras*

*pero se monda con tu icono*

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 01:45 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-13 01:18 am (UTC)
From: [identity profile] misspiruleta.livejournal.com
Y es que con vosotras lo veo tan claro, todo el tema del wincesto. Podría decir cosas bonitas y todo eso, pero no me sale, son las tres de la mañana y a pesar de que tengo la espalda jodida no me podía ir a la cama si no terminaba esto. Es la jodida ostia, punto.

Date: 2009-04-13 09:07 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
*abrazos por tu espalda*

¡Yo lo posteé con dolor de cintura! Vaya par:)

Nos alegramos de hacerte ver claro el wincesto. EStaremos enfermas pero al menos convencemos!:)

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 02:45 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-13 10:59 am (UTC)
From: (Anonymous)
"El primer beso se lo da Dean a Sam.

El segundo se lo da Sam a Dean.

En el tercero, empatan."
Ala! que por fin hay fic del bueno! Ya se que es casi absurdo que de todo este pedazo de fic, lo unico que cite (y entre comillas porque no tengo ni idea de como se escribe en cursiva) sea este trozo, pero es que me encantan ese tipo de cosas.
Y nada, que felicidades por ecribir asi, que no creo que pueda decir nada que no os hayan dicho ya, y que cada vez que os leo me da un vuelco el corazón, desde que empiezo, nerviosa y emocionada, hasta que acabo, agradecida porque un dia por casualidad os encontré y porque nadie escribe asi sobre Sam y Dean. Gracias!
Maria

Date: 2009-04-13 09:06 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Me encanta esa parte, ¡Es de [livejournal.com profile] targaryen!

Un vuelco el corazon, srly? Gracias!

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 02:49 pm (UTC) - Expand

Date: 2009-04-13 12:19 pm (UTC)
From: [identity profile] shelenis-tanit.livejournal.com
Cuando pienso en la cuarta temporada, en lo que me ha provocado y seguramente seguirá provocándome hasta el último segundo del capitulo 22 es: dolor. Por Dean, por Sam y por mi. Si hay algo que define esta serie para mi es el amor (wincest o brotherly, da igual en ambos casos es una fuerza desatada en la naturaleza) que sienten dos hermanos el uno por el otro. Grandes guiones, malas historias, personajes humanos o divino-infernales. Da igual, la esencia de Supernatural es Dean, Sam y lo que se quieren-necesitan-dependen. Si no tienen eso sólo tienen dolor. Y como soy una chica muy empática el cargamento de kleenex que me suministra el super se ha triplicado este año. Al final acabo semideprimida y con algo de culpa con la desertización planetaria. Reciclando toda la vida para que Kripke me lo tiré por la borda en una temporada. Mierda.

...

Bueno, pues me da igual ¿sabéis? Porque con esto me consuelo, porque con "No es lugar para moñas" el universo me resarce. Porque vosotras, que tenéis que sentir esa misma sensación de "eeeeeh, dadme su amor épico. Dadme moriría por ti y somos la misma sangre y no puedo estar sin tí" nos habéis dado lo que todas hemos necesitado en mayor o menor medida. Puto amor Winchester, con sal, sexo y ganas. Nada de Cielo, de Infierno. Sólo dos hermanos que se aman. Y ese consuelo no lo traéis sólo con gloriosas escenas de sexo (sois grandes, os pongo templetes y ermitas con velas de chocolate) sino intimidad, ternura y un "no quiero dejar de cazar, pero si quiero un poco de normalidad". Nos la servís con imaginación y kilos y kilos de cariño. Un bálsamo que para mi se hace canon. Por mucho que dijera Kripke para mi, esto, necesito ahora mismo que sea canon.

Muchas gracias, muchíisimas. De corazón.

Date: 2009-04-13 09:05 pm (UTC)
From: [identity profile] irati.livejournal.com
Word, word, WORD a tus sentimientos sobre la cuarta. Si no estoy posteando mucho sobre ella es porque AU AU y AU. Duele una barbaridad y parece que dolerá más todavía. Que el fic te haya servido para resarcirte un poco es la cosa más increíble que podías decirme a mí personalmente.

Quiero a estos personajes horrores y me han dado miles de cosas, así que en un momento en el que me hacen sufrir MUCHO está bien saber que aún sirven para provocar sonrisas y algo de alegría.

Muchísimas gracias A TI, de corazón.

*hugs*

(no subject)

From: [identity profile] targaryen.livejournal.com - Date: 2009-04-19 02:53 pm (UTC) - Expand
Page 1 of 2 << [1] [2] >>

Profile

miss_jota: (Default)
miss_jota

May 2009

S M T W T F S
     12
3456 789
10 111213 1415 16
17181920 21 2223
24252627282930
31      

Most Popular Tags

Style Credit

Expand Cut Tags

No cut tags
Page generated Jul. 20th, 2017 02:36 pm
Powered by Dreamwidth Studios