miss_jota: ([Misc] Libros)
[personal profile] miss_jota
Para blumis, Miss Blu o solo Blu. Tras el cut, algo sobre una ciudad que tiene mucho de ti para celebrar tu cumpleaños, pooh.

Espero que te guste.

(hay algo en blumis que se aferra a los afectos terrenales y que inspira lealtad y hay algo en ella que es flotante y magnético, aéreo)

Te queremos mucho, princesa de Maine y reina de Nueva Inglaterra.

Nota, advertencia, warning, achtung: es cortito y no es fic!

París existe porque mucha gente cree en ella.

Cuando el mundo era barro y la suciedad que se queda bajo las uñas después de un día cazando bisontes, una niña pequeña (se llamaba Blu porque ésa fue la primera y única sílaba que pronunció nunca señalando al cielo) soñó con una cueva sin techo, desde la que se vieran las estrellas y así nació la semilla de algo que mucho tiempo después se llamaría París. La niña no tenía palabras suficientes para explicarle su sueño a nadie pero despertó cambiada, caminando un poco más erguida y esa noche su madre se acostó deseando que el mundo fuera un sitio mejor para su hija.

La gente empezó a creer en París sin darse cuenta. Construían un templo en Abu Sinbel, componían un canon en Re Menor, sentían la necesidad de poner ese coloso en Rodas y conquistar Jerusalem. A su manera a veces ciega, o torpe o sublime, estaban creyendo en París. Algo mejor que ellos, un imperio de la luz.

En el año 300 de una era que venía precedida de otras muchas, una joven que hablaba francés por capricho se tumbó a echar la siesta en un campo de flores silvestres y despertó oliendo a lavanda y lapislázuli. Todos los que se acercaron a ella sintieron el deseo irrefrenable de pasear por el Pont Neuf y como París aún no existía pero la fe era ya algo irrefrenable, eligieron el Sena y pensaron “aquí”. La chica que inventó el perfume se llamaba Blu y París creció muy deprisa, por el impulso desatado de tantos años de espera.

Hubo guerras, siete pestes bubónicas, un año terrible en el que cien curas enmascarados de santos mataron mil piratas. Pero París bien valía un funeral vikingo y la ciudad siguió creciendo envuelta en huelgas y el olor de las boulangerie. La ciudad del pan y el queso, de las librerías de viejo. En el año 700 tras la invención del la erre que se pronuncia como una ge, un príncipe venido a menos tocaba canciones tristes a cambio de pan au chocolat en las calles de Montmartre y un turista accidental le preguntó “¿por qué existe París?” El músico-príncipe le regaló un poster con la cara de Audrey Hepburn. “Para que ella hiciera películas” quiso decirle, pero no sabía inglés, así que dijo “for you” con tan mal acento que sonó “for blu”.

Los supersticiosos creen que la existencia eterna de París no está garantizada. A veces, los que saben de la fe (los feos) se reúnen y piensan en un mundo sin París y los desastres que sobrevendrían. Siempre hay un optimista, un sabio que les hace entrar en razón. Viene, normalmente, de tomar un croissant, han embargado su casa por por pagar un café y cree que París no morirá nunca.

-Venía por la Place Vendome –cuenta- y he visto una mujer caminando dos palmos sobre el suelo, oliendo a lavanda y con sonrisa de flores. Me ha hecho pensar en el Sacre Coeur y los Grandes Bulevares. Me ha hecho pensar que París no morirá nunca. Estoy seguro. Esa mujer nos inspirará siempre porque París existe para ella.

Los sabios salen inspirados por sus palabras. Uno de ellos se llama Jules Verne y sueña mucho con submarinos. Cree que París existe por la fuerza de la imaginación y quiere escribir una novela sobre la mujer que camina por sus calles y es bella y huele a eau de parfume. Va a llamarla Blu y narrar sus viajes por el mundo pero se le enreda la vida, tiene que pagar una hipoteca y acaba escribiendo sobre un pulpo gigante y un viaje a la luna. París, sin embargo, existe en los sueños sobre los que no escribe. En la imaginación de una niña, en los rincones oscuros de la tele, donde ponen películas en las que suena La Vie an Rose. Existe por que la gente se cansa de no creer, porque la luz se merece Notre Damme, porque bajo los adoquines está la playa. Existe, sobre todo, porque una chica con bailarinas de lana quiere que exista.

Siempre ha querido que exista y siempre ha inspirado al mundo para que sueñe con ella.

En todas las épocas, en todos los lugares del mundo, en esta época, en este lugar, la chica siempre se ha llamado Blu.

Tiene ojos verdes. Lleva el pelo recogido en un pañuelo. Habla suave, a ratos, solo de las cosas que sabe. Tiene todos estos sueños y es un sueño, para todos estos soñadores.
From:
Anonymous( )Anonymous This account has disabled anonymous posting.
OpenID( )OpenID You can comment on this post while signed in with an account from many other sites, once you have confirmed your email address. Sign in using OpenID.
User
Account name:
Password:
If you don't have an account you can create one now.
Subject:
HTML doesn't work in the subject.

Message:

 
Notice: This account is set to log the IP addresses of everyone who comments.
Links will be displayed as unclickable URLs to help prevent spam.

Profile

miss_jota: (Default)
miss_jota

May 2009

S M T W T F S
     12
3456 789
10 111213 1415 16
17181920 21 2223
24252627282930
31      

Most Popular Tags

Style Credit

Expand Cut Tags

No cut tags
Page generated Jul. 25th, 2017 04:43 am
Powered by Dreamwidth Studios